En contraste con los muchos eventos controversiales existentes y chistes que intercambiamos para alegrarnos y distraernos, es importante, tomar un tiempo para reflexionar. Cuando un tiempo atrás la conductora de Tv Jane Clayson le pregunta a la hija de Billy Graham en el programa matutino Early Show, ..Ann, ¿cómo pudo Dios permitir que sucediera esto? ( en alusión a los ataques del 9/11); ella respondió sabiamente lo siguiente:

“Al igual que muchos de nosotros, creo que Dios está profundamente triste por este suceso, pero también es cierto, que durante muchos anhos, hemos estado diciéndole a Dios, que salga de nuestras vidas”. Como podemos esperar que Dios nos dé su bendición y su protección, cuando mucha gente le ha estado exigiendo que nos deje estar solos?

Creo que las cosas empezaron cuando alguien pidió que no se rezara en la escuela… y dijimos que estaba bien.

Luego otro dijo que no se leyera la Biblia… y dijimos que estaba bien

Luego un Dr. dijo que no deberíamos aplicar la severidad en nuestros hijos si se portan mal, por que sus personalidades se truncarían y deteriora la autoestima ..y dijimos que estaba bien.

Luego alguien dijo, dejemos que nuestras hijas decidan por sí mismas si quieren abortar y si así lo quieren, ni siquiera comunicarles a los padres…y dijimos que estaba bien.

Luego también se exigió que los estudiantes practicaran el sexo siendo jóvenes y que los condones los consigan gratis en la escuela a fin de garantizar la profilaxis…y dijimos que estaba bien.

Luego un político opinó que no importaba lo que hacemos en privado (en alusión al affaire del expresidente Bill Clinton) mientras cumplamos con nuestro trabajo…y dijimos que estaba bien.

Luego aparecen revistas y páginas Web de pornografía de amplia difusión …y dijimos que estaba bien.

La industria cinematográfica promueven en las películas lo profano, la violencia, el aniquilamiento y el sexo ilícito…y dijimos que estaba bien.

La industria musical estimula las violaciones, el consumo de drogas, los suicidios y los temas satánicos…y dijimos que estaba bien.

Mas aún, aparecen los defensores de la “diversión”, no importa la forma que tenga, solo es eso, diversión y nadie lo toma en serio…y dijimos que estaba bien.

Luego percibimos la realidad y nos preguntamos;

.- Por que nuestros hijos tardan en tomar conciencia, en asuntos vitales para la vida?

.- Por que les es difícil distinguir entre el bien y el mal?

.- Por que no les preocupa matar a desconocidos o a ellos mismos?

La conclusión es una sola:

“Lo que sembramos, es lo que cosechamos”

Mucha gente niega a Dios y luego irresponsablemente se pregunta por que el mundo está en proceso de destrucción.

Muchos creen en lo que difunden los periódicos, pero cuestionamos lo que dice la Biblia.

Cuando se trata de chistes, sexo o artículos con vulgaridades por Internet, se difunde como reguero de pólvora, pero cuando reciben mensajes del Senhor, muchos lo piensan mas de dos veces, antes de compartirlo, la conversación sobre Dios, lo suprimen o lo censuran.

Vemos como nos preocupa más lo que piensan los demás de nosotros, que lo que Dios piensa de nosotros.

QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS.

Anuncios